miércoles, 23 de junio de 2010

LA NOCHE DE LOS TIEMPOS

Nunca había leído a Antonio Muñoz Molina.

Enfrascado durante años en lecturas que se encuadraban dentro del género denominado Novela Histórica, y posteriormente leyendo a autores como Naguib Mahfuz u Orhan Pamuk con los que disfruté muchísimo, hace no tanto tiempo decidí buscar otro tipo de género.

Mi primer descubrimiento fue Ian McEwan, Chesil Beach y Expiación fueron el comienzo de una lectura que podríamos calificar de forma grosera como más "espesa" ya que exige del lector un esfuerzo de concentración para poder captar en toda su integridad el derroche literario vertido en cada página por el autor.

Así llegué a Antonio Muñoz Molina, tras este proceso de "búsqueda" y tras la lectura de un artículo en una revista en la que hablaba de su último libro "La Noche de los Tiempos", a esto hay que añadir una curiosidad que me acompaña hace tantos años que no alcanzo a recordar, intentar encontrar un libro que me contara, con una cierta imparcialidad, los acontecimientos que dieron lugar a la Guerra Civil española, aunque eso -como me dijo acertadamente un librero ante mi pregunta en la Feria del Libro de Sevilla hace ya unos años- es como buscar un mirlo blanco.

La Noche de los Tiempos me ha regalado momentos de gozo literario como no recuerdo haber sentido con anterioridad, su capacidad descriptiva te sumerge en la historia hasta introducirte en la piel de su protagonista, Ignacio Abel, arquitecto huido tras el alzamiento del 36 que rememora su historia de amor con Judith en el transcurso de un periplo viajero que le conducirá desde España a los Estados Unidos. Una historia de amor tardía pero de una intensidad cuasi enfermiza que se entrelaza de forma magistral con la narración de la sucesión de acontecimientos que conducen a la etapa más triste de la historia reciente de nuestro país.

No me asustaron sus 958 páginas, la lectura de cada una de ellas sólo hacía crecer una voz en mi cabeza, una voz que me decía: que no termine nunca...

Como digo, no es un libro de lectura rápida, pero para el que suscribe, que de forma aficionada se aventura a escribir pequeños artículos, y que de vez en cuando recibo alguna felicitación por ellos me llevo a plantearme: ¿llegaré alguna vez a escribir algo tan siquiera semejante?, sinceramente no lo creo, por eso, dejaré de seguir martirizando al que se haya molestado en llegar hasta el final de estas líneas y resumiré mi sensación tras leer este libro en una sola frase:

¡ GRACIAS ANTONIO MUÑOZ MOLINA !.

Creo que no puedo decirlo más alto ni más claro ó con menos palabras.

Javier
Nota: Imagen tomada de blogs.canalsur.es

5 comentarios:

Marcucci dijo...

Me lo apunto. Aunque antes tengo q acabar otro. Nunca me he metido por la novela histórica pero cada vez tengo más ganas.

Desde que leí "Sinuhe,el egipcio", me empezó a picar la curiosidad por la historia de egipto.

Pero empezar por el producto nacional es una oferta muy tentadora.

Un saludo

Fco. Javier Guerrero dijo...

Pues en eso nos parecemos Fran, yo leí mucho a Cristhian Jacq, egiptólogo francés y por supuesto al primer Nobel en lengua árabe de la historia, Naguib Mahfuz.
Si estás interesado en historias ambientadas en Egipto, El Callejón de los Milagros de Mahfuz puede ser un buen comienzo, fue lo primero que leí de él y a éste le siguieron al menos 7 más...
Abrazos,
Javier

Corso dijo...

Rebuscando en la red acerca de Muñoz Molina y La noche de los tiempos, he acabado en este blog. Cierto es que quizá no me dice nada que no haya leido antes en otro artículo, o que se haya ido desprendiendo de las más de 700 páginas que llevo leídas del libro en cuestión. Lo que si puedo garantizar al que firma este artículo, es que la frase "dejaré de seguir martirizando al que se haya molestado en llegar hasta el final de estas líneas" es del todo innecesaria. Aunque solo sea por el nexo de unión humana que supone compartir la lectura de un libro, creo que siempre merece la pena escribir unos cuantos párrafos como esos.

Gracias. Un saludo

Fco. Javier Guerrero dijo...

Me has dejado sin palabras, sólo puedo decirte GRACIAS A TÍ POR LAS TUYAS y gracias también por pasar por aquí.

Un fuerte abrazo,
Javier

Manolo dijo...

Los recortes en la farmacia van a ser traumáticos, especialmente en la farmacia rural, que vive integramente de los medicamentos controlados por la seguridad social.
Yo vivo en el norte y algunas farmacia asturianas ya han tenido que mandar al para al auxiliar, y en septiembre más de lo mismo