miércoles, 13 de mayo de 2009

Preguntas y Respuestas

Ahora que nos hemos puesto manos a la obra en nuestra búsqueda de representación en el Consejo General, tendremos que estar preparados para cuando surjan preguntas, y a su vez habrá que madurar ciertas cuestiones para estar en disposición de dar las pertinentes respuestas.
Desde que empecé con la aventura del blog, he mantenido conversaciones con multitud de representantes de farmacia rural, vocales provinciales en su mayoría y representantes de asociaciones de farmacéuticos rurales. También he sido testigo de conversaciones entre profesionales del sector pero no relacionados directamente con la farmacia rural, y fruto de este intercambio de impresiones y de esta labor de “oyente” creo que hay una pregunta en el aire que muchos se hacen:

¿Qué es farmacia rural y quién es farmacéutico rural?


La pregunta nos puede parecer trivial, pero yo observo que muchos no lo tienen claro, por ello intentaré dar respuesta a la pregunta en este artículo, siempre desde mi humilde punto de vista, desde la visión de un observador implicado en esta reivindicación como el que más, pero sin otro interés que el de dar mi opinión.
De un artículo publicado en el número 335 de la revista FARMACÉUTICOS (Revista del CONGRAF) he obtenido una definición de Medio Rural basada en la Ley 45/2007 de 13 de Diciembre para el desarrollo sostenible del medio rural, que es la siguiente:

“Espacio geográfico formado por la agregación de municipios ó entidades locales menores definido por las administraciones competentes que posean una población inferior a 30000 habitantes y una densidad inferior a los 100 habitantes por Km cuadrado”.

Desde que se comenzó a reivindicar la Vocalía Nacional de Farmacia Rural, se ha hecho mención en innumerables ocasiones a los distintos problemas que tiene la farmacia rural y que hemos resumido en: Dificultad para disfrutar vacaciones ó para darse de baja al no tener ó ser muy complicado conseguir sustitutos, dificultad para formarse, para promocionar, escasas retribuciones en el caso de las más pequeñas, exceso de guardias (365 días al año para farmacias únicas ó 183 para núcleos con dos farmacias). En esta reivindicación, como podrá observarse, solo pueden incluirse OF situadas en poblaciones que dispongan de una ó dos OF como máximo, ya que son las que sufren este exceso de guardias.
A pesar de la claridad de estos argumentos, he observado que a los ojos de la profesión, la sociedad e incluso de muchos miembros del colectivo de farmacéuticos rurales, sólo se entiende farmacia rural desde el punto de vista de la penosidad económica, y por ello son muchos los que estiman que farmacéutico rural sólo es el que ejerce en un pueblo de menos de 1000 habitantes, e incluso para algunos el que lo hace en un municipio de menos de 500... en una búsqueda de la “pureza de raza” que yo no comparto, por ello, me vais a permitir que “rompa una lanza” en defensa de los que desarrollan su labor en núcleos mayores y, aunque no es necesario justificar su reivindicación, yo la voy a hacer mía.

Obviamente, la farmacia rural pequeña sufre casi en exclusividad los problemas de una… baja… nula,… no sabría cómo definirla…..casi inexistente rentabilidad económica que en muchos casos la está llevando al límite de la viabilidad económica, sufre también los problemas, no ya de no encontrar sustitutos, es que aunque los encontrara no podría pagarlos, si hablamos de baja por enfermedad, idem, eadem, idem, pero, si bien la mayoría de los problemas de la OF de pueblo pequeño son incrementados por la inexistente rentabilidad económica, la OF única en un pueblo mayor ó las dos OF en un único municipio sufren otro problema que es el de la sempiterna guardia y el de la imposibilidad de encontrar sustitutos, aunque en este caso sí puedan pagarlos.
No es lo mismo la rentabilidad de una que la de otra, pero tampoco es lo mismo estar de guardia en un pueblo pequeño, donde raramente te llaman en una guardia nocturna, que estar de guardia en un pueblo grande donde conciliar la vida laboral y familiar puede llegar a ser un problema, ó poniendo otro ejemplo y como decía de forma explícita un amigo: “…sólo tienes que sentarte a cenar y suena el timbre,… y tienes que ir, si estás manteniendo relaciones con tu pareja y suena el timbre,… también hay que ir…”.
Son dos problemas diferentes, el de la nula rentabilidad económica y el de la eterna guardia, pero son dos problemas que entran dentro de la problemática del mundo rural y que para mí concluyen en una frase: “La farmacia rural puede empezar en el pueblo pequeño, pero no termina ahí”, hay que tener mayor amplitud de miras y tener claras cuáles son nuestras reivindicaciones y en ellas creo que encajan perfectamente las de una serie de compañeros que, si bien no sufren las penurias económicas que otros sufrimos, si sufren unas incomodidades inherentes al lugar donde ejercen y que los diferencian del colectivo que ejerce en una OF urbana.
En esa línea creo que tenemos que seguir trabajando, en el convencimiento de que una Vocalía Nacional de Farmacia Rural daría cabida a toda esta diversidad que a mi juicio conforma el colectivo de la Farmacia Rural.
Espero que tras la lectura del artículo se le aclare (a quién tenga esa duda) algo que, a mí personalmente he de reconocer que me costó algún tiempo, pero que actualmente tengo bien asimilado para, cuando surjan las preguntas, podamos dar las respuestas.
Desde el pueblo más pequeño de la provincia de Sevilla……………..
Un fuerte abrazo a todos,
Javier.

1 comentario:

Jimena dijo...

Javier, entiendo tu situación puesto que vengo de un pueblo de 2000 habitantes con farmacia única.
Actualmente mi situación ha mejorado y estoy en otro pueblo con 3 farmacias mas y unos 12000 habitantes.
Y quiero hacerte ver, que farmacéuticos como nosotros que nos repartimos las guardias de nuestro pueblo y de 6 mas que se han comarcalizado con nosotros (uno con tres farmacias....) sin pedirnos permiso,no somos entonces ni farmacia urbana ni rural y nos sentimos indefensos.
No podemos acceder a un sistema rotatorio que sería el justo para todos ,porque somos rurales.
Pero no podemos tampoco ser rurales como tu clasificas porque somos mas de dos.
La situacion actual de las guardias es dantesca.
Pueblos como el tuyo en el que tienes que estar perenne hasta que te entierren.(Te aseguro que se lo que es...en la epoca de mi padre,no habia moviles,sino cartelitos en la puerta diciendo, "estoy en Misa" los domingos)....Y otros como es el caso de Bormujos en Sevilla que tiene un hospital con urgencias y no tienen farmacia en servicio de urgencias.
¿como se permiten estas injusticias?
¿porque no se hace un servicio rotatorio entre las zonas?
Por favor te pido que no olvides a otros pueblos como el mio que no estamos lejos de la gran ciudad, pero que sufrimos también las injusticias de las guardias.
Me gustaría formar parte de esa vocalía de rurales al menos para que conteis conmigo en lo que pueda ayudar.
Jimena Castellano