lunes, 13 de septiembre de 2010

¿Cuándo Llegará El Momento?


Una vez más me han pedido que escriba, algunos ya dirán que el compañero de El Madroño es muy pesado, que abres una revista ó un periódico y siempre está ahí, con unas declaraciones, la foto con la gorra ó un artículo de opinión, me pregunto entonces si no debiera daros descanso, pero todos tenéis la posibilidad de pasar la página y no leer estas líneas y yo no debo eludir mi responsabilidad de actuar como altavoz de los miles de compañeros que no tienen la ocasión de hacer oír su voz.

Podría aprovechar este “hueco” para quejarme, al fin y al cabo tengo una OF muy pequeña y para colmo está situada en el medio rural, con lo que según todos los Estudios publicados hasta la fecha voy a ser uno de los “martirizados” por los últimos RD, pero como dije en las últimas Jornadas Farmacéuticas Sevillanas, no me quedaré en la mera queja -que también-, sino que aprovecharé para dar una visión positiva y de futuro a esta situación, evitando así dar pábulo a habladurías de si me va mejor ó peor -como dice mi padre la cosa va como va, no como tiene que ir-.

Si realizamos una retrospectiva de los últimos 10 años a nadie se le escapa que el producto que nos da cómodamente de comer cada vez vale menos, el maravilloso margen que ha beneficiado a muchos durante años ya no se estira más y el Neto Contable cada vez es menor, por contra el servicio aumenta en exigencia, coste y carga de trabajo.

Un señor llamado Albert Einstein dijo en una ocasión: “En los momentos de crisis, sólo la imaginación es más importante que el conocimiento”, yo concluí mi ponencia en las últimas Jornadas pidiendo un ejercicio de imaginación a la profesión para buscar cambios que hagan viable el sistema. 
Hemos sido formados en las Facultades para ser los expertos en el medicamento y la profesión ha afirmado siempre que ésta es nuestra razón de ser, situando a este producto en el centro de nuestra actividad. Sin embargo, la propia evolución temporal, a la que ninguno de nosotros somos ajenos, ha convertido determinadas prácticas profesionales como la formulación magistral en algo inviable y no rentable tras la irrupción de la fabricación de medicamentos de forma industrial. El enfoque no se ha adaptado a un entorno socio-económico como el actual donde los recursos son limitados y la edad del paciente lo convierte en candidato a ser un consumidor masivo de medicamentos y por ende susceptible de sufrir reacciones adversas relacionadas con esta polimedicación.

A pesar de no haber destacado en mi paso por la Facultad como un gran estudiante he tenido la suerte y el honor de ser instruido en algunas asignaturas por magníficos profesores, entre estos nadie discutirá que se encuentre D. Joaquín Herrera Carranza, que allá por el 2000 ó 2001 sentenció en una de sus magistrales lecciones haciendo referencia a la Atención Farmacéutica: “...éste es el futuro de la profesión, si nosotros no lo hacemos otros vendrán a desarrollarlo...”.

Foto http://bycellie.blogspot.com/
Han pasado diez años y estamos en el mismo lugar, con una diferencia que convierte esta afirmación en lapidaria; los enfermeros (una profesión también muy cercana al paciente) nos han tomado la delantera y nos llevan “varios cuerpos de ventaja”, ya prescriben, ya negocian convertir su diplomatura en licenciatura y el siguiente proyecto de la Consejería de Salud es otorgarles competencias en relación al seguimiento farmacoterapéutico *.

Algunos afirmarán al leer estas líneas que existen líneas de trabajo para implantar actividades que sitúen en el centro de nuestra actuación profesional al paciente, pero estas líneas han de concretarse en algo, llevamos bastantes años “mareando la perdiz” y preocupándonos más de defendernos que de pensar cuál es el camino a seguir.

¿Por qué andamos anclados en este punto?, tuve la oportunidad de oír la respuesta en las últimas Jornadas de boca de uno de los ponentes -aunque haya salido en alguna revista como el adalid del cambio de modelo retributivo- “...Ahora no es momento de proponer cambios”.
Su visión, aunque respetable, seguro no coincide con la de miles de compañeros que malviven para “salvaguardar el sistema”, como  también es respetable la postura de mirar a la crisis con quejas y lamentaciones (más ó menos creíbles según quien llore) ante los recortes que los Gobiernos de uno u otro signo endosan y endosarán a la profesión con independencia del marco económico vigente.

¿Cuándo llegará el momento?, esperando andamos, pero ya dijo William George Ward, escritor y teólogo inglés que “Las oportunidades son como los amaneceres, si uno espera mucho se los pierde”. El momento está aquí y ahora, unos por necesidad (los mal situados), otros por prurito profesional (los que aún desean seguir siendo considerados sanitarios) y otros por visión de futuro para sostener un sistema que les beneficia pero que, al no tener “contentos” a muchos compañeros corre el riesgo de resquebrajarse.

Siendo realistas este cambio conceptual debe llevar aparejado otro retributivo para estimularlo y al mismo tiempo no puede producirse de hoy para mañana pero hay que plantearlo ya, ofrecer a la Administración entre otras cosas aquello por lo que “...no nos va a pagar más porque no somos capaces ahora de computarlo...”, pero con una hoja de ruta y dejándole claro que con el cambio va a ganar un profesional integrado en la estructura de atención primaria y al mismo tiempo ahorrará dinero, ¿no comprarían esto?, ¿ó no nos interesa venderlo?.

Quizás la respuesta la encontremos en que algunos llevan los bolsillos demasiado llenos y caminan en este momento crucial para la profesión con exceso de equipaje, un lastre presente en las negociaciones que está dificultando que tomemos el tren que nos transporte hacia un futuro deseable pero..., eso del lastre da para... ¿otro artículo?...

Desde el pueblo más pequeño de la provincia de Sevilla....

Fco. Javier Guerrero García
Artículo Publicado en la revista Farmacia Hispalense del RICOF de Sevilla. Agosto 2010. 

* Nota:La referencia a enfermería se sitúa en el contexto de la normativa autonómica andaluza. A la fecha del artículo desconozco si este incremento de competencias puede extrapolarse a otras comunidades autónomas.

2 comentarios:

paco dijo...

Como en la mayoria de las ocasiones felicitarte por tu excelente articulo.
Me gustaría que desde el foro se valorara la noticia publicada por el correo farmaceutico de esta semana, en relación al fondo de rescate de la farmacia precaria, parece que tales farmacias son alrededor de 1.000 en toda España, con una facturación menor de 20.000 euros. Creeis que tendra recorrido esta medida,o sera solo un simple espejismo pasajero. Y si la plantea en Consejo, por cierto contara con el beneplacito de todos sus miembros, al ministerio no creeis que este pasara la patata a las autonomias y esta a los ayuntamientos,como una manera de no hacer nada. no se. parece que la pelota esta ahora en su tejado. y otra noticia aparecida esta vez en el global, sobre pago por ciertos servicios en Cataluña.

Fco. Javier Guerrero dijo...

Hola Paco, muchas gracias de nuevo pero como en la mayoría de las ocasiones también te diré que no merece tanto halago.

Ví la noticia de CF y la he programado para que salga dentro de un rato en el blog (eso era cuando comencé a escribir este comentario, ahora ya ha tenido que salir). A este respecto, ya parece se va afinando algo más el tipo de OF en problemas, creo que cuando se finalice el estudio, y si todo va como debe, podremos sentar las bases para poder trabajar en buscar soluciones.

En lo referente a lo que comentas, obviamente habrá que trabajar a nivel ministerial (estamos a la espera de contestación) y a nivel autonómico, pero empieza a observarse una corriente de opinión hacia un cambio de sistema retributivo (pago por servicios ó mixto).

Seguiremos vigilantes, espero que todo esto se concrete en algo positivo, lo que sí está claro es que hace unos años todo esto sería impensable (aunque eso sólo lo saben los que llevan mucho tiempo en ello).

Un fuerte abrazo y muchas gracias por tu comentario una vez más.
Javier