miércoles, 20 de noviembre de 2013

DESDE LA ATALAYA DEL CASTILLO X

NI ESTÁN NI SE LES ESPERA

El tiempo saca a luz todo lo que está oculto y encubre y esconde lo que ahora brilla con el más grande esplendor. (Horacio) 

Tenemos noticias ciertas que son 16 compañeros los que después de ratificar las farmacias que le adjudicaron en el concurso de apertura de Andalucía, han renunciado a ellas.

Las razones son varias, aunque la mayoritaria, es que estas farmacias no son viables económicamente, a pesar del empecinamiento de la administración en pensar que cualquier farmacia es un negocio fabuloso. Pensamiento seguido por muchos compañeros, y causa de la ratificación en principio de todas ellas.

Lo más doloroso es que seis, son farmacias que se adjudicaron en la tercera fase del concurso y por tanto son farmacias radicadas en municipios con menos de 1000 habitantes que habían quedado libres porque sus anteriores titulares, concursaron en la primera fase, y son adjudicatarios de otras farmacias. A pesar que fueron ratificadas en la fase correspondiente del concurso por sus adjudicatarios, quizás arrastrados por la euforia, y algunos cantos de sirena interesados a hacerlo, pero que una vez adjudicadas, y con más calma, estos seis compañeros han visto la inviabilidad de estas pequeñas farmacias y han renunciado a ellas, incluso arriesgándose a una importante sanción económica.

Estos adjudicatarios, se encuentran ante una difícil situación, pues como se especifica en la Ley de Farmacia de Andalucía, no pueden trasladarse a sus nuevas farmacias hasta que no se cubra la plaza en el municipio donde estaban establecidos.

Es decir, a pesar de tener adjudicada en el BOJA correspondiente una nueva farmacia, tendrán que permanecer teóricamente en sus pequeños municipios hasta que en un próximo concurso algún compañero opte a estas farmacias rurales.

Esta situación, creada por el empecinamiento de la administración en mantener una norma, que desde los primeros borradores, se le aviso de los problemas que podría conllevar, solo tiene una solución. Que la administración modifique la Ley de Farmacia de Andalucía en este punto. Pero esto no es fácil, para ellos, porque entra en juego los intereses partidistas y el juego político, y hablan de otras soluciones. El peligro es que cualquier solución que no se ajuste a ley, puede ser recurrible, y no son pocos los interesados en hacerlo.

Que el tiempo, nos haya dado la razón, es de poco consuelo para estos compañeros. Y que los responsables políticos, afirmaran cuando señalamos este posible problema, y ahí están las hemerotecas, que tenían prevista la solución, tampoco vale de mucho.
Esperemos, que aunque su número es pequeño, entiendan la gravedad de esta situación y habiliten una solución, no solamente se está jugando con las ilusiones de unos compañeros, también por un quebranto económico importante, pues ya habían hecho inversiones cuantiosas en las nuevas farmacias adjudicadas. Y sobre todo porque ellos han creado un problema y están en la obligación de solucionarlo, que den la cara los responsables, ni esta ni se le espera.

Francisco González Lara


1 comentario:

katty caceres dijo...

Hola tu site está excelente, me encantaría enlazarte en mi blog. Por mi parte te pediría un enlace hacia mi web dentro de un articulo de tu blog o enlace y asi beneficiar ambas con mas visitas.

besoss
me respondes a katty.caceres28@gmail.com
katty caceres